Proyectos

Proyecto Hidroeléctrico Ituango

Una contribución al desarrollo local y regional Un mejor futuro para los colombianos


En el año 2010, la Sociedad Hidroituango suscribió con EPM, un contrato tipo BOOMT (Build, Operate, Own, Maintain and Transfer, por sus siglas en inglés), la construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango, la obra más grande de infraestructura que actualmente se ejecuta en Colombia. Mediante este contrato EPM se obliga a efectuar las inversiones necesarias para la financiación, construcción, operación, mantenimiento y entrada en operación de la central hidroeléctrica y transferirla de nuevo a la Sociedad luego de 50 años.

El proyecto Ituango se localiza sobre el río Cauca, en el noroccidente del departamento a unos 170 kilómetros de la ciudad de Medellín. Ocupa predios de los municipios de Ituango y Briceño donde se construyen las obras principales y de Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Peque, Liborina, Sabanalarga, Toledo, Olaya, San Andrés de Cuerquia, Valdivia y Yarumal. Esta central generará 2.400 MW a partir de diciembre de 2018 cuando empiece a operar comercialmente la central, lo cual representa el 17% de la demanda de energía eléctrica del país. La presa tendrá una altura de 225 m., 20 millones de m3 de volumen y una cresta de 550 metros de longitud, está ubicada a unos 8 km aguas abajo del puente de Pescadero, sobre el río Cauca, en la vía a Ituango, en el sitio de la desembocadura del río Ituango al río Cauca.

Ituango es un proyecto país. La energía que generará esta central a partir de 2018 permitirá atender la creciente demanda de energía eléctrica de Colombia y por lo tanto contribuirá a una mayor competitividad y productividad, y a un mejor futuro para los colombianos.

Una contribución al desarrollo local y regional

Más allá de una obra de infraestructura, el proyecto hidroeléctrico Ituango es una iniciativa de desarrollo que contribuye a dinamizar un territorio históricamente débil en la presencia institucional. Los 12 municipios que hacen parte de la zona de influencia del proyecto han sufrido de unos enormes pasivos históricos en materia social, económica, cultural, ambiental y de desarrollo institucional, que no pueden ser asumidos en su totalidad por el proyecto, dado que no es de su naturaleza reemplazar la acción del Estado en su conjunto, sin embargo, el proyecto quiere integrarse a unas dinámicas de desarrollo regional para generar un mayor volumen de oportunidades para los ciudadanos.

El proyecto cuenta hoy con la participación decidida de la institucionalidad y los ciudadanos en un trabajo conjunto para impulsar las ventajas competitivas, resaltar las vocaciones y apalancar las capacidades de estas 12 localidades. El desarrollo integral del territorio y el cierre de brechas sociales, económicas, políticas e institucionales es una tarea conjunta de toda la institucionalidad.

Estudio de Impacto Ambiental y la Licencia Ambiental

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que permite dimensionar y calificar los impactos ocasionados por el proyecto sobre el medio físico, biótico y social, se realizó en el año 2007 y fue la base para obtener la Licencia Ambiental otorgada por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, mediante resolución 0155 de enero 30 de 2009. Del Estudio de Impacto Ambiental se derivan los respectivos Plan de Manejo Ambiental, el plan de monitoreo y seguimiento, el plan de contingencias y el plan de abandono, este último una vez terminada la construcción del proyecto.

Plan de Manejo Ambiental, PMA

Contiene los programas y actividades que se deben desarrollar para prevenir, mitigar, controlar y compensar los impactos generados con la construcción y operación del proyecto. En este Plan se ejecutan inversiones del orden de los 250 millones de dólares y contempla dos componentes muy importantes:

  1. Programas de manejo ambiental, aspectos físico bióticos: todo lo relacionado con el agua, el suelo, el paisaje, el aire, la flora y la fauna.
  2. Plan de gestión social, aspectos socio económicos: referente a las personas y comunidades, sus actividades económicas o de sustento, las relaciones sociales y culturales, el patrimonio histórico y cultural, entre otros.

1. Programas de manejo ambiental

Las actividades más destacadas que se desarrollan actualmente en el marco del programa de manejo ambiental, son:

Manejo de impactos sobre el recurso suelo

Incluye actividades para almacenar y reutilizar el suelo orgánico o productivo, el manejo y disposición del material sobrante de las excavaciones, la conformación de zonas de depósitos y estabilización de taludes, para prevenir y mitigar la erosión que se pueda presentar con los cortes de las vías, túneles y demás obras civiles del proyecto.

Manejo de impactos sobre el recurso agua

Tiene el propósito de evitar el deterioro de las fuentes de agua, ríos o quebradas que se utilizan o son intervenidas por el proyecto. Ejecuta actividades como manejo de aguas lluvias a través de canales de drenaje, filtros y zanjas; el respeto de los retiros o distancias mínimas establecidas por la ley, incluye monitoreos a la calidad y cantidad de agua de los ríos, las quebradas y de las descargas después de usarlas. En este programa juegan un papel importante las medidas para evitar el aporte de sedimentos y materia orgánica a las quebradas y las fuentes de agua.

Manejo de impactos sobre el recurso aire

Contempla actividades para el manejo y control del material particulado o polvo derivado de la explotación de canteras, vías, trituradoras, plantas de concreto y demás instalaciones necesarias para el proyecto. Se busca igualmente controlar que los niveles de ruido no sobrepasen los autorizados por la norma, además de proteger la salud de los habitantes de la región y trabajadores del proyecto. Algunas medidas aplicadas por ambos programas son: la humectación de las vías, el control de límites de velocidad para los vehículos livianos y pesados, controles en las plantas de trituración y aislamientos acústicos para mitigar el ruido, el cubrimiento con carpas de las volquetas, la revisión de los vehículos, entre otras.

Mitigación de impactos sobre cobertura vegetal y fauna

Este programa busca restaurar y proteger las áreas afectadas por las obras del proyecto a través de actividades como el monitoreo del paisaje, la adecuación del vaso del embalse, el manejo y restauración de la cobertura vegetal, construcción de viveros, inventarios de fauna y flora, rescate y reubicación de especies. En total, el proyecto compensará más de 17.500 hectáreas, incluyendo un área para la protección del embalse de casi 1.650 hectáreas, con actividades de manejo y conservación de ecosistemas, establecimiento de corredores biológicos, estímulos a la regeneración natural, re-vegetalización y establecimiento de plantaciones forestales, establecimiento de viveros, recuperación de semillas y trasplante de plantas.

Programa de manejo de la fauna silvestre

Contempla el salvamento y la reubicación de la fauna, así como programas de educación ambiental que propicien un manejo oportuno y adecuado de las especies animales. El programa de rescate de peces, tanto en la desviación del río para iniciar la construcción de la presa, como durante el llenado del embalse. A los peces rescatados se les toma información sobre la especie, la talla y el peso antes de devolverlos al río, aguas abajo.

Programa de vigilancia epidemiológica

También, como medida de compensación, se desarrolla un programa de vigilancia epidemiológica o de seguimiento a las condiciones de salud en la región.

Arqueología de rescate

La arqueología tiene también gran interés para el proyecto, buscando identificar y conservar intactos los sitios usados por antiguos pobladores del área de influencia del proyecto. El programa de arqueología incluye actividades de prospección, monitoreo y rescate.

2. Plan de gestión social

Con base en lo dispuesto en la Licencia Ambiental y como componente esencial del Plan de Manejo Ambiental, PMA, se diseña un plan de gestión social para prevenir, mitigar, corregir o compensar los impactos generados en la fase de construcción del proyecto sobre la población.

Contempla los siguientes programas:

Programa de comunicación y participación comunitaria

Este programa tiene el propósito de lograr la construcción de relaciones de confianza y mutuo entendimiento con los grupos de interés del área de influencia, a través de estrategias de comunicación asertivas y pedagógicas, que garanticen un clima de confianza a partir del suministro de información clara, veraz y oportuna, relacionada con los impactos y medidas de manejo de los mismos, así como con la respuesta oportuna a las solicitudes, quejas, reclamos e inquietudes de la comunidad.

Programa de restitución de las condiciones de vida

El propósito es restituir las condiciones de vida de la población impactada por el proyecto, a través de procesos participativos y decisiones concertadas entre EPM y la comunidad, en el marco de la ley. El programa contempla el restablecimiento de las condiciones de hábitat (la vivienda), las actividades productivas y culturales que sean afectadas, mediante acciones que consideran las características particulares de cada familia, el entorno cultural y las actividades económicas tradicionales.

El esquema de este programa, presenta proyectos por grupos de población específicos. En este sentido, se focalizaron, para cada población, cuatro componentes básicos: acompañamiento psicosocial, recomposición de redes sociales y culturales, restitución y compensación de actividades económicas y reposición de viviendas e infraestructura comunitaria.

Programa Integración Proyecto – Región

Este programa tiene como fin la inserción del proyecto hidroeléctrico Ituango en la región, a través de la interacción entre el proyecto, las comunidades del área de influencia, las instituciones públicas o privadas y los entes político administrativos de la región. En esa medida, para el programa se plantea como principal objetivo contribuir al fortalecimiento de la institucionalidad del territorio, a través de las administraciones municipales y de las organizaciones comunitarias, así como de la vinculación de los sectores público y privado del orden departamental y nacional.

Para procurar el desarrollo armónico de la obra con la región, en este programa se incluyen varios proyectos.

El primero de ellos es el de generación de empleo, para lo cual se tiene definida una política que consiste en que la mano de obra no calificada debe ser proveniente de la región, en concertación con las administraciones municipales, además de la dinamización de las economías regionales con la compra de bienes y servicios.

Otros proyectos son el de fortalecimiento institucional y comunitario con foco en las organizaciones comunitarias; el de seguimiento y manejo de la presión migratoria; el de creación de un observatorio del entorno socio político con la construcción de acuerdos de seguridad y convivencia ciudadana y un proyecto para la educación ambiental. Es muy importante dentro de este programa, el proyecto de vinculación al desarrollo regional, con base en los planes de desarrollo municipales y en líneas del desarrollo educativo, productivo y desarrollo con perspectiva de género.

Recursos de la Inversión Social Adicional

Además de los recursos definidos en el Plan de Manejo Ambiental, PMA, los socios del proyecto: la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia, IDEA, y EPM, tomaron la decisión de invertir de manera adicional 100 millones de dólares, denominados Inversión Social Adicional, que buscan fortalecer las líneas del desarrollo priorizadas en el plan de desarrollo departamental y los planes municipales de desarrollo, desde una perspectiva regional. Las líneas en las que se interviene son: Institucionalidad, Conectividad, Desarrollo para el Bienestar Social, Educación, Salud, vivienda, Planeación y Presupuesto Participativo, Proyectos Productivos y Servicios públicos.

Estos programas sociales, tanto el Plan de Manejo Ambiental como los recursos de la Inversión Social Adicional, son una contribución a la transformación del territorio y al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de la zona de influencia del proyecto, convocando a la participación ciudadana y al aprovechamiento de los recursos humanos y naturales del territorio. Sin dudas, una iniciativa sin antecedentes en el país en este tipo de proyectos.

Responsabilidad Social Empresarial

Independiente de los recursos que compromete en el Plan de Manejo Ambiental, PMA y en los recursos de la Inversión Social Adicional, EPM de manera particular, hace una valiosa contribución al desarrollo de la zona del proyecto hidroeléctrico Ituango a través de programas que tienen un claro enfoque en la responsabilidad social empresarial y sostenibilidad.

Antioquia Iluminada: este programa consiste en la ampliación de la cobertura del servicio de energía eléctrica en los sectores rurales de los municipios, especialmente en las viviendas de veredas y corregimientos que históricamente han carecido del servicio. Permite incorporar a las comunidades más apartadas de los cascos urbanos, a las condiciones del siglo XXI en cuanto al acceso a mejores condiciones de vida, productividad, educación y comunicación.

Aldeas: con este programa se contribuye al mejoramiento de la calidad de vida y al desarrollo social y ambiental de las comunidades asentadas en los territorios donde EPM hace presencia, mediante el aprovechamiento y transformación de la madera que completa su ciclo de maduración en los bosques plantados alrededor de sus embalses, la cual se utiliza en el diseño y armado de elementos y paneles estructurales aplicados en la instalación de viviendas.

Aldeas tiene gran valor porque impacta favorablemente con soluciones de vivienda digna y sostenible a familias, en su mayoría de sectores rurales, en condiciones de alta vulnerabilidad socioeconómica, condiciones precarias de vivienda y/o hacinamiento crítico, familias víctimas de desplazamiento forzado, damnificadas por ola invernal y madres jefes de hogar de escasos recursos; contribuyendo al mejoramiento de las condiciones de vida.

Gas sin Fronteras: El gas natural es una alternativa energética segura, económica y amigable con el medio ambiente. Mediante el programa Gas Sin Fronteras, EPM conecta con este servicio a los municipios de Antioquia y a todas las localidades de la zona de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango. Los beneficios del gas natural en los hogares y en los sectores comercial y residencial son: comodidad, valorización de la vivienda, seguridad, limpieza, conservación del ambiente, productividad, eficiencia y economía.

Convenio Gobernación - EPM y OIM

EPM a través de la alianza con la Gobernación de Antioquia y la Organización Internacional para las Migraciones – OIM, han suscrito un convenio para el mejoramiento de los medios de vida de 1.200 hogares rurales, así como la atención a mujeres, niños, niñas, adolescentes y jóvenes en comunidades del área de influencia del Proyecto Hidroeléctrico Ituango, como mecanismo de movilización y desarrollo del territorio.

El proyecto se enmarca en el mejoramiento de los medios de vida de 1.200 hogares de comunidades impactadas indirectamente por la ejecución del proyecto. Adicionalmente, se implementa una estrategia de fortalecimiento a la comunidad educativa que consiste en desarrollar competencias que promuevan la convivencia pacífica a través de la lectura y el aprovechamiento del tiempo libre. De la misma manera, se trabaja en proporcionar los conocimientos y la información necesaria para prevenir y mitigar problemas en materia de trabajo y explotación sexual infantil, salud sexual y reproductiva, consumo de sustancias psicoactivas y violencia intrafamiliar.

Un nuevo modelo de intervención de un territorio

Este nuevo modelo de intervención y de contribución al desarrollo local y regional, en el territorio donde se construye el proyecto hidroeléctrico Ituango, implica estar más cerca de la gente, escuchar a las personas y entender las nuevas realidades sociales, económicas y ambientales para trabajar de la mano con la comunidad en busca de las mejores soluciones. Una contribución al desarrollo humano y social con el fin de apoyar el bienestar de las comunidades, el fortalecimiento de la institucionalidad y el capital cívico.

Hechos de progreso los municipios del área de influencia

La trasformación del territorio donde se construye el proyecto hidroeléctrico Ituango, es una gratificante realidad y se evidencia en los innumerables hechos de progreso que se han ejecutado tanto en las áreas rurales como urbanas y que hoy disfrutan los cerca de 170 mil habitantes de los 12 municipios del norte y occidente de Antioquia que hacen parte del área de influencia del proyecto.